Reforma a la educación desde la fe o sin ella Fr. Carlos Bacián Moruna, OFM

  • -

Reforma a la educación desde la fe o sin ella Fr. Carlos Bacián Moruna, OFM

Category : Mensaje

Actualmente la educación atraviesa una crisis a nivel institucional, basta mirar el periódico
o las noticias y encontrarse con una realidad de desigualdad en cuanto a oportunidades para el
acceso a la educación. Un tómbola que decide el destino del lugar de donde un niño va a educarse
no sólo afecta al estudiante sino una familia que sufre el no tener la certeza de un establecimiento,
sumado a la presión de tener que responder a un sistema que todo lo quiere medir (SIMCE, PSU,
PISA). La dura diferencia de quienes tienen mayor bienestar económico vs aquellos que proceden
de situaciones disímiles pone de manifiesto un sistema que a todas luces derrocha desigualdad de
oportunidades al acceso a la educación y peor aún se trasluce una muestra un clara de la directa
relación entre dinero y calidad de educación.
La reforma educacional se ha basado, en palabras de la presidenta de la república Michelle
Bachelet Jeria, “una reforma que busca garantizar que la educación de calidad se convierta en un
derecho para todas y todos los chilenos”. Esta ambiciosa propuesta ha tomado en consideración
desde estándares de calidad para la primera etapa de la educación formal, pasando por el terminar
con la selección en los colegios, buscando terminar con la discriminación de aquellas familias que
ven como sus hijos son segregados por parte de muchos establecimientos educacionales. Las
dificultades y las críticas apuntan a un sistema que subvenciona y sigue otorgando recursos ahora
a instituciones educativas y de algún modo mejor reguladas para lucrar no a destajo como antes.
La gratuidad y la selección entonces parecen estar lejos de la propuesta inicial, un sistema que no
permite un cambio radical hace surgir la protesta de muchos que ven como con un proyecto busca
legitimar la educación como un comercio y la segregación de estudiantes mirados desde la
competencia del sistema neoliberal.
En medio del clima político de revuelo que provoca la reforma a la educación, surge la
incertidumbre de cuestionar nuestra ante estos hechos. ¿Cuál es la respuesta desde la fe a estas
problemáticas? ¿Qué aporta la fe en la reflexión de la construcción social de un mundo más justo?
Frente a estas interrogantes no habría una única respuesta dado que la realidad es compleja pero
si se puede proponer un camino, un itinerario de fe para proclamar y llevar la buena noticia a todos
aquellos que esperan el bien y la construcción de un mundo más solidario y equitativo.
La fe es el camino de respuesta ante una llamada personal de un dios que se encarnó y
murió por mí, pero es al mismo tiempo desafío de proclamación pues es en un contexto social en
donde yo doy a conocer en quien confío. La fe, de este modo no es nunca un asunto intimista, sino
tiene un fuerte componente de compromiso social. La Educación es un proceso que no comienza
en la escolaridad formal, sino en el contexto de una familia en particular. La fe y la educación son
aspectos que se desarrollan de modo particular en nuestra historia y tienen expresiones en cada
acto del hombre o mujer. La fe presupone la gracia de Dios que nos ama y la libertad del hombre
para acoger a este Dios con rostro en la persona de Jesucristo. La fe provoca en el hombre el
cuestionar la realidad, buscar a través del discernimiento una respuesta que opte por el bien
común. Se alza como respuesta ante la desesperanza de la cruda realidad, la confianza no
entendida de manera servil y deshumanizada, sino profundamente encarnada en la realidad. Un
Dios que acompaña la historia y desde la libertad de cada cual y sigue invitando a los hombres y
mujeres a aceptar su amor. Quien acepta y se deja amar por Dios puede experimentar el saberse
profundamente hijo de Dios, pero al mismo tiempo con la responsabilidad social de hacer patente
el amor de Dios en medio de la sociedad.


Nos preparamos para la visita del Papa

Himno Jufra Chile