REFLEXIÓN DE PENTECOSTÉS

  • -

REFLEXIÓN DE PENTECOSTÉS

Category : Mensaje

“Ven Espíritu Santo envía del cielo un rayo de tu luz, ven Padre de los pobres, Dios esplendido, luz de los corazones. AMÉN.

 

“Yo rogare al Padre, y les dará otro Consolador, para que esté con ustedes para siempre.” Juan 14.16

 

Francisco dice: “sobre todas las cosas hemos de desear tener el Espíritu del Señor y su santa operación”. 2R 10, 9

 

Pentecostés es la fiesta del Espíritu y el Señor nos llama a renovarnos una vez más.

Es la fiesta del otro Paráclito del que Jesús rogó al Padre para que nos lo regalara.

 

El es el que nos hace santos ya que Cristo pagó y el Espíritu Realiza y así Llegamos a ser santuarios de Dios. Es el que nos mueve y enseña, nos inspira  y nos guía, nos vivifica en el camino a Dios; por eso, Jesús lo llama “el otro Paráclito”,  también el abogado, defensor, consolador y  confortador. Es el que nos guiará siempre a ser hombres y mujeres de la Verdad.

 

Así, como a Francisco de Asís le ayudó a ser fiel al Evangelio y a la Regla, nos ayudara también a nosotros a ser fiel al Evangelio y a vivir el sentido pleno de la fraternidad; nos anima para vivir nuestra fe no solos, sino con y para los demás Hermanos, en especial atención a los más necesitados, y trabajar para construir un mundo más justo y mas fraterno.

 

A nosotros, los franciscanos, el Señor nos ha bendecido y mucho a lo largo de los siglos, ya que nos ha regalado siempre su Espíritu y nos ha hecho discípulos y testigo de la verdad y del Evangelio. Por eso hoy cuando nuestra sociedad pareciera no necesitar de Dios, Debemos más que nunca volvernos al  Paráclito para que una vez más nos ayude a ser verdaderos discípulos de Jesús. Y con la fuerza del alma, del Corazón y de la juventud los jóvenes franciscanos deben dejarse conducir por el Espíritu Santo, primero para ser fiel a Jesús como Francisco y Segundo para con el ejemplo y la palabra puedan mostrar al mundo la única verdad: JESUS.

 

Atreves de esta pequeña reflexión los invito a seguir con lo que hacen todo los días,  vivir el Evangelio al estilo  de Francisco de asís. Creo que “Esto es desear tener el Espíritu del Señor”

Que la Virgen, a la que Francisco amó tiernamente, nos obtenga este don. Nos encomendamos a ella con las mismas palabras del “Poverello” de Asís: “Santa Virgen María, no ha nacido en el mundo entre las mujeres ninguna semejante a ti, hija y esclava del altísimo Rey sumo y Padre celestial, Madre de nuestro santísimo Señor Jesucristo, esposa del Espíritu Santo: ruega por nosotros… ante tu santísimo Hijo amado, Señor y maestro” (Francisco de Asís, Escritos, 163). Audiencia general miércoles 27 de enero de 2010

Fr. Fernando Candia, ofm.


Nos preparamos para la visita del Papa

Himno Jufra Chile