I CONSEJO NACIONAL 2017


El fin de semana del 5 al 7 de Mayo del presente año, la Juventud Franciscana de Chile, vivió su Segundo Concejo Nacional, el cual se realizó en la Recoleta Franciscana, Santiago. 
En dicha instancia asistieron hermanos miembros de los equipos zonales de Masis y Libertador, de los equipos locales de las fraternidades provenientes de Iquique, Serena y Angol, hermanos de distintas fraternidades del país y el equipo nacional del movimiento.
El día Viernes 5 de Mayo se suscitó la llegada de algunos hermanos y la oración de la noche basada en el tema de “El Discipulado”. El fuerte del Concejo se desarrolló el día Sábado 6, comenzando en la mañana con un apostolado enfocando en dar desayuno a los hermanos en situación de calle que se encuentran en las cercanías de la Recoleta. Posteriormente se efectuó la revisión de vida (instancia donde se puede conocer la realidad de cada una de las fraternidades del movimiento), luego se realizaron trabajos en equipo, dividiendo a los asistentes en dos grupos: con algunos se trabajó mediante un momento de reflexión y con otros se realizó un tema en base a preguntas sobre las aspiraciones que poseen como jóvenes en su diario vivir y dentro de la Jufra. Luego se realizó la oración de la noche, bajo la temática de “Controversia actual y Elecciones Presidenciales”. Finalizando la jornada, se desarrollo un compartir, en el cual se realizaron juegos y se efectuó un momento de diversión.
El día Domingo 7 en la mañana se realizó la oración bajo el enfoque del lema de “La Paz”. En seguida se generó un debate enfocado en la temática “Perdón versus Justicia”, aludiendo a la entrega de indultos a los ex militares presos en Punta Peuco, para poder reflexionar sobre una disyuntiva de la realidad país y contingencia. Luego se asistió a la misa realizada en la Recoleta.
La jornada terminó después de almuerzo, con la tarea de ordenar y limpiar el lugar que amablemente nos acogió el fin de semana.
Agradecemos a los hermanos de la Recoleta Franciscana por facilitarnos las dependencias de dicho lugar, para poder efectuar nuestro encuentro y recibirnos con cariño y acogida.
Sólo queda agradecer a Dios por los bellos momentos vividos y las instancias de fraternidad. Paz y Bien..