Experiencias Misiones Jufra Chile 2017 (Chiloé, Paihuano).

  • -

Experiencias Misiones Jufra Chile 2017 (Chiloé, Paihuano).

Category : Noticias

Entre los días 15 y 24 de Enero 7 jóvenes de nuestro movimiento viajaron a Chiloé a misionar y a vivir la fraternidad junto con las familias residentes en la isla, específicamente en las localidades de Ten Ten, la isla Chelín y Llau Llau, acompañados de hermanos de la OFS y la OFM.

Estas fueron las experiencias de nuestros hermanos sobre aquellos días en Chiloé:

“Trabajamos a diario con los niños de la comunidad (…), que desde su infancia más temprana viven de la mano de la iglesia. Agradecidas completamente por la experiencia, la vida en familia con la familia que nos acogió y la pequeña fraternidad que vivimos en conjunto con un acólito de Casto y el padre José Manuel, con quiénes logramos conocernos mejor los días de misión”, Paula Soto y Pía Opazo. 

“Nuestra misión se enfocó principalmente en visitar los hogares y compartir con las personas. Los primeros días invitamos a las personas a participar de las misas y las actividades que preparamos para los niños y adultos. Los últimos días fuimos
invitados a un bautizo realizado por personas de la comunidad. Todo este tiempo estuvimos acompañados por el hermanos Roland. De esta experiencia, nos quedamos con el recibimiento de las personas y su alegría.”, Mauricio Díaz y Pablo González.

 

“En nuestro caso, debido a las características etarias de la comunidad de Ten Ten, nos dedicamos mayormente a visitar a personas adultas que tenían enfermedades. Además, participamos en misas de dos capillas ubicadas en el sector y en fiestas patronales, así como en un bautizo al que fuimos invitados. A diario tuvimos momentos oración y pudimos vivir gratos momentos de fraternidad con el hermano Yanko, quién nos brindó apoyo y acompañamiento espiritual”, Jorge Bustos y Rodrigo Cabrera. 

 

 

Luego, entre el 6 y 12 de febrero, más de veinte hermanos de las fraternidades de Iquique, La Serena, Santiago, Quilicura, La Cisterna, Valparaíso, Talca, Parral y Angol visitaron la localidad de Paihuano, en la Cuarta Región.

 

De esta experiencia les compartimos los siguientes testimonios de algunos de nuestros hermanos:

 

“Cuando llego el día que tenía que viajar las ansias eran más grandes que todo. ¿Nerviosa? Si en gran cantidad, no sabía perfectamente en qué consistía la misión, con quien me iba a encontrar ni mucho menos quienes eran, solamente sabía que iba con gran alegría anunciar el evangelio. Llegamos un día sábado y al día siguiente nos fuimos a la localidad de Paihuano, una vez que nos bajamos del bus allá no conocía a muchos, pero mi primera impresión y lo que sentía en el ambiente fue alegría, como que todos se conocían. (…)

El primer día de misión en la mañana pude estar con mi fraternidad compartiendo y haciendo los carteles informativos, pero en la tarde cuando nos separaron, tenía miedo porque no conocía a los chicos con los que me tocó salir a pegar los carteles (…) al pasar los días me fui sintiendo cada vez más en casa, la confianza la empezaba a tener con lo demás. (…)

En cada hora de comida, en donde nos reuníamos todos en la mesa, era increíble observar y sentir tanta fraternidad entre cada uno de nosotros, y de cómo se compartía en los primeros días lo poco que se tenía, las sobremesas eran las mejores. No había penas, solo alegría y grandes carcajadas. (…)

Solo agradecer al Padre y a nuestra Madre la Carmelita por tan hermoso regalo que puso en mi camino, encontrar una nueva familia con muchos hermanitos y también agradecer a nuestro coterráneo hno. Luis Cisterna por toda su preocupación que nos brindó desde que salimos de nuestra ciudad, y a nuestro Fray Yanko por todo su apoyo y confianza que ha puesto tanto en mí como en mis hermanas de fraternidad.”, Pamela.

“Mi experiencia en las misiones la puedo describir en una palabra: inolvidable. Las viví con mucho entusiasmo, muchas ganas, alegría y dando todo lo que podía dar, las encontré muy buenas. Faltó un poco de planificación pero supieron muy bien resolver los obstáculos que surgieron en el transcurso de las misiones. Encontré todo lo demás bien y me gustaron mucho, una de las cosas que más me gustó fue conocer a parte de la familia de Jufra”, Bastián Trujillo.

 

Al ser mi primeraexperiencia misionera con la Jufra, tenía mucha motivación por saber cómo sería vivirla. Y ya desde el momento mismo en que nos reunimos para viajar a Paihuano, Dios me daba luces para responder mi incertidumbre. Con el paso de los días, con el tiempo compartido en el liceo en que alojamos, con las actividades cotidianas, con la experiencia de encuentro con la comunidad local, tanto en elpuerta a puerta como en las liturgias y oraciones, con los juegos y cantos alegres en las plazas públicas y en las calles, y, en fin, con cada momento vivido, pude apreciar que la respuesta a mi expectativa era evidente, y no podía ser otra: la experiencia misionera no fue sino simplemente la bella experiencia jufrista de siempre, del día a día, pero aplicada al contexto de la misión territorial. Con un claro y hermoso sello de verdadera fraternidad, de profunda sencillez y juvenil alegría, la misión de Paihuano me iluminó y maravilló al enseñarme que la esencia del movimiento está presenteen todo momento, actividad y lugar, con lo cual siento que realmente el espíritu de San Francisco nos acompañó y seguirá haciéndolo en nuestro camino personal y comunitario hacia el feliz encuentro con Dios Padre, para darle la eterna gloria y alabanza que sólo a Él se debe.”, Javier Molina.







Nos preparamos para la visita del Papa

Himno Jufra Chile